Métricas en el Marketing Digital

¿Qué son las métricas?
Las métricas son sistemas de medición que cuantifican una tendencia, comportamiento o
variable de negocio, permitiendo medir y evaluar el desempeño de cualquier acción de
marketing. El recurso a estas herramientas de medición debe sostener las decisiones
estratégicas en sus diversos momentos -formulación, ejecución y rectificación- y su correcto
análisis permitirá sacar conclusiones en varias áreas relevantes. Las métricas pueden medir
desde la implicación generada por una campaña al desempeño logrado, nuevas oportunidades
de negocio, generación de retorno, entre otras variables.
Algunas métricas pueden ser altamente especializadas y más adecuadas para análisis
específicos, otros requieren datos que pueden estar incompletos, ser aproximados o estar
indisponibles. Saber lo que se quiere medir y por qué, es esencial para la elección adecuada de
las métricas a estudiar – la no ponderación de estas cuestiones puede llevarle a perder tiempo
con indicadores que no añaden ningún valor a lo que ya sabe.
Las métricas deben convertirse en parte del lenguaje operativo dentro de su empresa. Si esto
ocurre es una buena señal, significa que estarás en condiciones de desarrollar acciones
basadas en bases cuantitativas, reaccionar rápidamente a diferentes escenarios y maximizar
los recursos gastados.
¿Por qué son importantes las métricas en el mundo del Marketing
Digital?
El mercado es cada vez más volátil, no existe un libro de instrucciones que garantice la victoria,
pero hay herramientas que permiten ganar considerables ventajas. Las métricas sirven a este
propósito: ofrecen una variedad de insumos que confieren a la empresa una mayor seguridad
y visión interna y externa de su posición actual y futura en el mercado. Además:
– Ayudan en las tomas de decisión.
– Permiten detectar nuevas oportunidades y la inversión necesaria para concretarlas.
– Ayudan a mantener el foco productivo de operaciones en los clientes y el mercado.
– Identifican los puntos fuertes y débiles, tanto en las estrategias como en su ejecución.
– Consolidan las necesidades de inversión o advierte su fragilidad.
– Detecta fallas operativas y sugiere soluciones.
– Disminuir el grado de incertidumbre para el futuro.

Alonso Reyes